El análisis de doble materialidad: un punto de partida en la estrategia de sostenibilidad.

Twitter
LinkedIn

Si estás planeando implantar una estrategia de sostenibilidad, te habrás encontrado con el concepto de materialidad y doble materialidad. En este artículo te explicamos qué es y cómo empezar a aplicarlo en tu empresa y comprenderás por qué es cada vez más importante en los informes de sostenibilidad.

¿Qué se entiende por materialidad?

La materialidad en sostenibilidad implica identificar y evaluar los impactos positivos o negativos que la actividad de una organización tiene en el medio ambiente y la sociedad. Esto incluye el análisis de riesgos y oportunidades.

En el contexto de las divulgaciones financieras relacionadas con la sostenibilidad, un aspecto es material si su omisión, tergiversación u ocultación puede razonablemente influir en las decisiones que los usuarios primarios de los informes puedan tomar sobre la organización específica que reporta.

¿Qué es el análisis de materialidad?

El análisis de materialidad es el proceso sistemático que se sigue para identificar y priorizar los asuntos materiales para una organización.

La materialidad es específica de cada organización de acuerdo a su actividad, localización y otras consideraciones.

El concepto de doble materialidad.

El concepto de doble materialidad fue introducido por primera vez por la Comisión Europea en 2019 en su directriz sobre informes no financieros acerca de información relativa a la sostenibilidad y cambio climático.

En esta directiva se urge a las empresas a analizar la materialidad bajo dos perspectivas

MATERIALIDAD

FINANCIERA

Impacto del cambio climático en la creación de valor de la empresa y su desempeño financiero.

Audiencia principal:

Inversores

MATERIALIDAD

SOCIAL Y AMBIENTAL

Impacto de las actividades de la empresa en la sociedad y el ambiente y en relación con sus partes interesadas.

Audiencia Principal:

consumidores, sociedad civil, empleados e inversores.

Es decir, hay que analizar la materialidad desde el punto de vista de los riesgos y oportunidades que presenta la sostenibilidad y el cambio climático para la empresa, y desde el punto de vista de cómo afectan las actividades de la empresa a la sostenibilidad.

Cómo hacer un análisis de doble materialidad.

Lo primero que debemos señalar es que un análisis de materialidad correcto implica no sólo a toda la organización, sino también a sus partes interesadas externas.

  1. Como decimos en BlacktoGreen, lo primero es pintar la cancha, lo que conlleva principalmente tres actividades:
  • Establecer el propósito del análisis. Un análisis de materialidad puede usarse para determinar el contenido de los reportes financieros, evaluar la estrategia actual o desarrollar una nueva estrategia. Mientras que el análisis puede ser el mismo en los tres casos, los resultados serán usados de distinta manera. Bien para comunicar, bien para establecer KPIs o para evaluar el desempeño de éstos.
  • Ciclo de materialidad. Determinar el plazo objetivo de validez y sus mecanismos de revisión ayudan a definir el trabajo a realizar. No es lo mismo hacer un plan estratégico a cinco años, que definir objetivos operacionales para el próximo semestre o la elaboración de informes anuales.
  • Identificación de asuntos clave. Evitando errores debe hacerse un análisis de los asuntos clave de la empresa. En este listado corto debe evitarse el solapamiento de temas, la vaguedad en las definiciones, inconsistencia en los enunciados, y ocultar los los temas excluidos.
  1. Identificación de las partes interesadas. Para determinar los temas realmente materiales la mayoría de las empresas necesitan el involucramiento de sus partes interesadas. Es muy importante, en esta etapa, evitar el sesgo de selección, pues si bien normalmente se identifican todos los grupos, muchas veces en la selección de muestras se tiende a elegir los de mayor afinidad con la empresa.
  2. Priorización temas relevantes de sostenibilidad a través de la participación de partes interesadas. Una vez identificadas las partes interesadas debemos priorizar los temas relevantes con la colaboración de las partes interesadas. Se debe asignar un sistema de evaluación robusto en las puntuaciones de materialidad para cada asunto.
  3. Selección de los temas materiales. A través de los sistemas de puntuación establecemos los temas materiales. Seleccionamos la materialidad en función de la doble perspectiva de materialidad financiera y materialidad de impacto. Normalmente se representa esta materialidad en una matriz de doble eje en el que un eje representa la materialidad financiera.

Los retos del análisis de Materialidad.

Aunque hablamos de la doble materialidad como dos perspectivas siempre surgen dudas acerca de su interpretación. Una clara definición de cómo la empresa aplica el concepto de materialidad es clave para la integridad de todo el proceso.

Como hemos detallado antes la materialidad es específica para cada empresa lo que da lugar a varias interpretaciones de la prioridad, audiencia, alcance o metodologías usadas, lo que puede dar lugar a dudas sobre la consistencia de estos análisis.

En todas las guías de análisis de materialidad se menciona la importancia de incluir a todas las partes interesadas, pero diferentes partes interesadas tienen prioridades distintas acerca de la materialidad de las acciones y esto nos puede llevar a un punto de que todo es material para alguien. Para ello debemos delimitar bien la audiencia del reporte o trabajar bien los criterios para la inclusión en el análisis de materialidad.

Un último reto es determinar la validez del análisis. La materialidad es dinámica y como parte clave del análisis de materialidad es determinar bien el periodo de validez y el mecanismo de revisión.

En BlacktoGreen asesoramos a empresas en su estrategia de sostenibilidad. La ayuda de una empresa externa en el análisis de materialidad ayuda a la consistencia del análisis aplicando metodologías probadas y evitando errores de sesgo. Contáctanos para más información.